COMPARTIR
Generated with Avocode. Path Generated with Avocode. Rectangle Copy Rectangle Icon : Pause Rectangle Rectangle Copy

Tres claves importantes para tu hijo en redes sociales

Sara Kuburic

Tres claves importantes para tu hijo en redes sociales

Sara Kuburic

Psicoterapeuta y escritora


Creando oportunidades

Más vídeos sobre

"Creo que muchos jóvenes se sienten decepcionados, desesperados, indefensos y enfadados por desperdiciar dos años de sus vidas, o sienten que la trayectoria en la que estaban ha cambiado. Y creo que es muy importante normalizarlo. Eso intento hacer con mis redes sociales. Normalizar lo que significa ser humano y lo difícil que ha sido, sobre todo en los últimos años". Con esta afirmación, la joven Sara Kuburic -conocida en redes sociales como 'Millenial Therapist' y considerada "terapeuta existencial", consultora, escritora y columnista- plantea algunas de las dificultades que afrontan los adolescentes en los últimos años. No se trata solo de un problema de relaciones personales o autoestima, afirma, sino un mundo cambiante al que han tenido que adaptarse rápidamente.

Sara Kuburic es psicóloga titulada por la Universidad de Burman y máster en Psicoterapia por la Universidad Trinity Western. Su éxito en medios de comunicación estadounidenses está directamente relacionado con su análisis de las generaciones millenial y siguientes que, como nativos digitales, han aprendido a relacionarse, enamorarse, sufrir y recuperarse a través de las redes sociales e Internet. ¿Cómo establecer límites en una relación o cómo identificar una "green flag" o "red flag" cuando conocemos a alguien? De la misma forma que en sus redes sociales comparte sus reflexiones sobre salud mental, bienestar o identidad, la autora propone reconsiderar en el día a día cómo nos relacionamos con el otro y con nosotros mismos cuando intervienen el anonimato y las pantallas.


Transcripción

00:07
Edgar Costa. Hoy tenemos con nosotros a una psicóloga conocida como «millennial therapist», y es estupendo tenerte con nosotros aquí en ‘Aprendemos Juntos’.

00:14
Sara Kuburic. Gracias.

00:15
Edgar Costa. Eres muy conocida en redes sociales, tienes éxito. Y puedes ayudar a los jóvenes en tiempos extraños. Y me gustaría empezar preguntándote por el presente, que tal vez haya puesto en la cuerda floja la salud mental de estos jóvenes que lidian con tantas cosas.

00:28
Sara Kuburic. Sí, han sido dos años muy extraños. Creo que a los jóvenes, no importa quién creas que encaja en esa categoría, les cuesta mucho identificarse, determinar cuál es su sentido y propósito en la vida o crear vínculos significativos. Sinceramente, creo que tener 20 o 30 años ya es bastante difícil. Por si fuera poco, hemos tenido una pandemia y muchos conflictos. Y creo que eso solo hace que sea mucho más difícil para los jóvenes moverse entre lo personal y lo interpersonal, por los acontecimientos mundiales que están ocurriendo. Y creo que lo importante es reconocer que esto no es normal y que no pasa nada. Creo que muchos se sienten decepcionados, desesperados, indefensos y enfadados por desperdiciar dos años de sus vidas, o sienten que la trayectoria en la que estaban ha cambiado. Y creo que es muy importante normalizarlo. Eso intento hacer con mis redes sociales. Normalizar lo que significa ser humano y lo difícil que ha sido, sobre todo en los últimos años.

01:38
Edgar Costa. En esa terapia profesional que brindas a través de las redes sociales, también te dan respuestas, te enteras de lo que realmente preocupa a los jóvenes hoy en día. ¿Cuáles son los problemas que detectas?

01:50
Sara Kuburic. Creo que muchas personas no están seguras de quiénes son en este momento. Hay tanto ruido en este mundo que les resulta muy difícil averiguar quiénes son y cuál es su opinión sobre ciertas cosas. Lo sé porque recibo muchos mensajes que me piden consejo. Me preguntan si han tomado la decisión correcta, si deberían dejar a su marido o novio o si deberían apuntarse a tal clase… Y claro, yo soy una desconocida, no tengo absolutamente ninguna forma de decirte cuál es la decisión correcta. Pero me transmite falta de confianza y tal vez falta de conciencia de uno mismo, porque todos te dicen qué hacer, dónde estar, cómo presentarte, y a la gente le cuesta decidir si eso es adecuado para ellos o no. Así que hay mucha indecisión. Es algo muy común que he notado. Y creo que tal vez radica en personas que no saben quiénes son y que no confían en sus propias decisiones porque quizá cometieron un error en el pasado.

02:59
Edgar Costa. Supongo que la presión es algo que mencionas en esos mensajes, pero a veces también pienso: “Tengo suerte de no ser un adolescente ahora”, por las redes sociales.

03:10
Sara Kuburic. Es muy duro.

03:11
Edgar Costa. ¿Cómo afrontan esa presión?

03:16
Sara Kuburic. ¿Cómo afrontarlo? Buena pregunta. Creo que es distinto para cada uno, pero lo más importante para mí son los límites. Se ha vuelto un concepto muy popular en los últimos años: conocer tus necesidades y establecer tus límites es crucial. Por ejemplo, yo llevo mi Instagram, no tengo un equipo que lo haga, lo hago todo yo sola. Es bastante trabajo. Y esta es mi experiencia personal, cuando miraba mis estadísticas, mis seguidores, cómo funcionaba cada publicación, si lo revisaba varias veces al día, realmente me afectaba. Y también paralizaba mi proceso creativo. Pensaba: “No les gusta esta publicación. No les gusto yo. No les gusta este concepto”. ¿Y si no vuelvo a hablar de este concepto? Y tuve que sentarme a pensar: “¿Cuál es mi intención con esto? ¿Por qué hago esto? ¿Cómo puede ser significativo para mí? ¿Y para mi comunidad?”. No les va a gustar a todos y no pasa nada. Y, por ejemplo, un límite que me puse fue revisar las estadísticas solo una vez por semana. Y solo miro mis comentarios o mensajes durante un período de tiempo. Y eso fue solo para mantener la cordura. Pero, sinceramente, me ayudó a ser más creativa y ayudó a mi autoestima.

04:30

Es duro ser creadora de contenido y recibir comentarios todo el tiempo, sobre todo al principio, cuando te lo tomas todo muy en serio y te tomas a ti misma demasiado en serio. Pero creo que es duro para los jóvenes, porque la mayoría de sus interacciones, o al menos gran parte de sus interacciones ocurren a través de Internet. Van a clase, pero se envían memes, y luego se van a casa y tienen otra realidad y otro universo que ocurre simultáneamente. Y eso es muy difícil. Y cuando no desconectas de eso, tienes estímulos constantes y se espera de ti que hagas cosas que no son realistas. Y eso es agotador.

Tres claves importantes para tu hijo en redes sociales. Sara Kuburic
05:10
Edgar Costa. ¿Y qué pasa con las relaciones personales en esos límites? Porque es importante entender lo que has mencionado, pero, a veces, si te relacionas con una persona que crees que es perfecta, crees que no necesitas límites, por ejemplo, y es importante ser muy consciente de eso.

05:29
Sara Kuburic. Sí, creo que mucha gente piensa que el amor lo puede todo. O si alguien es muy buen amigo o muy buena persona, te parece que no tienes que pensar en los límites. Es normal. Es como respirar. No, no es así. Creo que todas las relaciones, incluso las mejores, necesitan límites. Y eso incluye la relación que tienes contigo mismo. Mucha gente piensa: “Yo soy yo, así que sabré lo que me hace falta o no. Yo no necesito límites, ya sabré cuándo parar”. Y creo que ambos podemos reírnos de eso, porque simplemente no es cierto. Tenemos que ser muy explícitos, incluso con nosotros mismos, sobre cuáles son nuestras necesidades, cómo conseguirlas y cuándo parar. Lo esencial en los límites es la conciencia de uno mismo. Necesitas saber exactamente cuáles son tus necesidades y cómo satisfacerlas. Y un límite no consiste en restricciones. Un límite consiste en seguridad, en realización y en amor. Y cuando cambiamos esa narrativa de qué son los límites, cuál es el objetivo de un límite, estamos más abiertos a ello. Si piensas que vas a restringirte o levantar un muro entre otra persona y tú, los límites se vuelven ofensivos, nos sentimos rechazados, en lugar de pensar que, al igual que otros te dicen cómo quererlos, tú también puedes decirte cómo necesitas quererte. Y eso cambia la narrativa.

06:52
Edgar Costa. Tal vez necesitemos estar preparados para esas interacciones. ¿Qué harías tú? ¿Crees que debería enseñarse en el colegio?

06:59
Sara Kuburic. Eso espero. Lo digo de verdad. Creo que lo que los milenials hemos hecho bien, aunque tengamos una muy mala reputación, es haber reconstruido la sociedad. Tenemos una nueva forma genial de existir que ninguna otra generación ha experimentado antes. Pero no tenemos la fórmula. Hemos creado esto y ahora no sabemos qué hacer con esto. No sabemos cómo interactuar con esto de forma saludable. Y creo que nos llevará tiempo a nosotros y a nuestro conocimiento ponernos al día con la sociedad en la que vivimos. Y con suerte podremos enseñar a nuestros hijos a no sufrir como nosotros estamos sufriendo ahora.

07:43
Edgar Costa. Yo no soy un adolescente y caigo en las cosas de las que estamos hablando. Se ve que no he aprendido demasiado, porque hago las cosas que dices, y seguro que mucha gente…

07:51
Sara Kuburic. Sonríes porque te reconoces.

07:53
Edgar Costa. Critico a la gente que se hace demasiadas selfis y no disfrutan del momento, y luego yo hago lo mismo. ¿Cómo puedo asimilar ese consejo, que entiendo tan bien, porque tiene mucho sentido para mí, y lo pongo en práctica?

08:09
Sara Kuburic. Hay que pensar que mereces la pena como para hacer el esfuerzo. Normalmente no hacemos cosas que no creemos que tengan mucho valor. Cuanto más valor ves en algo, más probable es que lo hagas naturalmente. No siempre. Pero es muy común. Si ves más valor en que la gente vea tu selfi que en experimentar tu vida real, es más probable que pases todo tu tiempo en el móvil. Hay que cambiar la mentalidad a: “¿Cómo puedo valorar más mi vida?”. Pero también se reduce al amor propio, a: “¿Cómo puedo valorarme más? ¿Cómo puedo valorar mi experiencia más?”. Y creo que la mayor traba es que la gente no se para a pensar en la comparación. Si te quitase el teléfono y te dijera: “¿Quieres vivir en el momento o quieres subirlo a Instagram?”, creo que dejarías el móvil, Pero creo que se ha vuelto una costumbre y por eso lo hacemos. Y así es como vivimos. Mientras me preparaba para salir aquí, y esa chica tan maja me estaba maquillando, saqué el móvil e hice una foto. Es lo primero que hice cuando me senté. En lugar de decirle: “Dios mío, es un placer conocerte”, y seguir hablando, pensé: “Esta sería una buena foto”. Y es absurdo. Y todavía lo hago. Es como un instinto de que, si no lo publico, no es real. Y nunca diría que es así como pienso, pero mis acciones me demuestran lo contrario. Hay que ser brutalmente sincero contigo mismo cuando haces cosas así. Decir: “Esto no está bien. ¿Por qué no estoy disfrutando de esta nueva experiencia? ¿Por qué lo estoy publicando?”.

09:57
Edgar Costa:. Sara, las cosas cambian con las redes sociales y también ha afectado a las relaciones, y también se liga de forma diferente. Hay aplicaciones para ello. Y eso tiene un impacto en la forma en que la gente procesa la frustración. Son muchas cosas emocionales, el rechazo, por ejemplo. No es lo mismo que te rechacen en el mundo real, porque tal vez hay filtros, mientras que por Internet se puede hacer daño.

10:26
Sara Kuburic. Claro, ahora existen todos estos fenómenos nuevos que no son comportamientos que no se dieran antes. La gente está aprendiendo a moverse por Internet y a encontrar el amor y relaciones íntimas en Internet, y eso conlleva algunas facilidades, pero también varios retos nuevos. Y creo que tal vez lo que estamos viendo un poco es que se amplifica la inmadurez emocional. Es más fácil seducir a alguien de forma relajada coqueteando por mensajes, e interactuando con sus redes sociales y diciendo: “Quedemos juntos”, o: “¿No sería esta una casa bonita para nosotros algún día?”, y coquetear un poco, pero sin intención de pasar tiempo con esta persona. E Internet lo hace más posible. Lo mismo con el ghosting. Puedes estar saliendo con alguien y simplemente decir: “Se acabó”. Ninguna comunicación. Eliminas tu perfil, cambias tu número y puedes hacerle ghosting. Y creo que eso son nuevos niveles, o mejor dicho, nuevas formas de que te hagan daño al ligar por Internet, y es muy confuso y la gente está muy cansada. Veo a mucha gente frustrada y que se siente sola porque esto casi se ha convertido en… Creo que un cliente me dijo que es como ir de compras a por humanos. Le dije: “Qué pesimista”, pero es verdad, es como un catálogo en el que dices: “¿Quiero esto o no? No me gusta su pelo”. Hay algo que no es del todo inhumano, pero sí que se pierde el alma al pensar: “Este es otro ser humano con experiencias, miedos y alma”. Creo que el proceso se ha despersonalizado un poco y los miedos, inseguridades y privilegios de la gente están aflorando.

Tres claves importantes para tu hijo en redes sociales. Sara Kuburic
12:17
Edgar Costa. Has mencionado conceptos que sería interesante entender. El ghosting es muy fácil y hace mucho daño.

12:23
Sara Kuburic. Mucho daño. Sí.

12:25
Edgar Costa. Quizá haya otros conceptos no tan… Ya son parte de nuestro vocabulario. Breadcrumbing, gaslighting… ¿Qué representan?

12:35
Sara Kuburic. Breadcrumbing es prestar suficiente atención a alguien para que se interese, pero nada más. No buscas compromiso, no estás intentando conocerlo mejor. Pero basta para mantenerlo interesado. Por lo general, lo haces si estás confuso, si aún no sabes si te interesa esa persona, o si estás saliendo con alguien, pero quieres tener un plan B. Puedes tener muchos motivos para hacerle eso a otro ser humano, pero eso es básicamente el proceso de hacer lo mínimo posible para que la otra persona no se vaya. Y es algo que se da incluso en relaciones de verdad, no solo al ligar. Cuando la pareja hace algo mal o te deja plantado, y cuando se dan cuenta, porque se dan cuenta, saben que su pareja está a punto de volverse loca y de gritar: “¿Por qué no has hecho esto? Estoy decepcionado, quiero dejarlo”. Justo antes de ese momento, limpian la casa, compran flores o dicen: “Nos vamos de vacaciones a Roma”. Y entonces dices “Sí”. Y mantienen a la persona interesada. Y sí, puede que hayan hecho un gesto romántico, pero ha sido solo el mínimo. Solo intentan conservar a esa persona, y ahora han ganado un par de meses más. Así que sí, ocurre al ligar, pero también se da en las relaciones.

13:51
Edgar Costa. Puedes encontrar a gente sufriendo esa presión de la que hablábamos, frustración, inseguridades… Pero, ¿qué pasa con aquellos que hacen cosas de las que no son conscientes y que también les afectan? Por ejemplo, es obvio que el ghosting duele. Pero seguro que no está bien si tienes tendencia a hacer ghosting. Y si sientes que Internet te permite hacer cosas que en realidad no harías… Una vez vi un vídeo, era una parodia de los comportamientos en aplicaciones de ligar que nunca tendrías en la vida real.

14:23
Sara Kuburic. Desde luego, creo que le quita un poco de responsabilidad. Y la gente no sabe cuáles son los límites. Sabemos que, si me siento al lado de un desconocido, probablemente no deba quitarme la ropa. Pero por Internet los límites parecen ser más ambiguos. Y la gente no sabe cuál es el límite, y lo que pasa con la gente es que nos encanta ponerlos a prueba. “¿Es esto pasarse? ¿Qué hay de esto?”. Y creo que dependiendo de lo consciente que seas, de tu sentido de responsabilidad y de tu inteligencia emocional, podrías llevarlo muy lejos. Y lo triste es que otros podrían permitírtelo. Casi estamos viendo cómo afloran las heridas de las personas. Viendo cómo gente a la que han hecho daño se provoca entre sí y perpetúa un ciclo que no es nada sano. No todos hacen cosas así al ligar, pero podría decirse que, si le haces ghosting a alguien, diría que tal vez te falten habilidades de comunicación, te falta conciencia de ti mismo y te falta la responsabilidad de decirle a alguien: “Oye, no estoy interesado”. Y sé que hay gente que hace ghosting para no hacer daño a la otra persona. Piensan: “Es muy duro. Captarán la indirecta”. Ya, ¿seguro? Pero depende de en qué punto esté la relación. Si tuvisteis una cita y decides no seguir en contacto, vale, tal vez no sea tu responsabilidad y captarán la indirecta. Pero si tuviste una relación de tres meses y luego borras tu número para no herir sus sentimientos, creo que también vendría bien preguntarse cómo sería para la otra persona, y cómo te sentaría si te lo hicieran a ti. Y no sé si siempre hacemos eso.

16:08
Edgar Costa. Imaginemos que una de esas relaciones surgidas de una aplicación para ligar tiene éxito. Ni siquiera es tan definitiva, como pone de manifiesto el concepto de amor líquido, que se refiere a relaciones que no duran mucho porque tenemos miedo al compromiso o… Las relaciones ahora son más frágiles.

16:29
Sara Kuburic. Lo son y no lo son. Creo que antes también eran frágiles, pero la gente lo mantenía en secreto. Creo que mucha gente no estaba contenta y que había infidelidades. Creo que mucha gente simplemente sentía que tenía que aguantar ahí. Y creo que ahora no tenemos esa presión social de tener que aguantar. Y ahora nuestras relaciones parecen mucho más frágiles. Podría decirse que tal vez lo sean. Pero yo diría que la gente es un poco más honesta, lo cual es probablemente bueno y malo a la vez. Creo que mucha gente tiene miedo al compromiso. Y quizá en el pasado dirías: “Bueno, tengo 22 años, ya es hora”. Y ahora eso está aflorando en la forma en la que tratan a las personas con las que salen, por ejemplo, si su pareja parece muy interesada y de pronto se echa atrás. O no son sinceros emocionalmente, o no conectan emocionalmente. No quieren hablar del futuro, en plan: “Dios mío”. Y harán todo lo posible para no hablar de los planes del próximo año. Son pequeñas sutilezas. Es porque tienen miedo al compromiso. Y creo que no pasa nada, todo el mundo le tiene miedo a algo. Creo que es muy importante ser compasivo contigo mismo y preguntarte por qué.

17:46
Edgar Costa. Eso te hace pensar, porque tenemos un cóctel de problemas y realidades a las que todos nos enfrentamos de una forma u otra, pero tú has hablado de un mercado de humanos, y es verdad que hay muchas cosas, muchas opciones y mucha gente, y también puedes ver otras relaciones a las que tal vez aspiramos, y dices: “Esto es lo que quiero No es real, pero es lo que quiero”. Pero debes lidiar con todas esas cosas a la vez. Y una cosa afecta a la otra. Sin duda es complejo.

18:17
Sara Kuburic. Es muy complejo. También creo que debemos entender que no existe la relación perfecta. Y las redes sociales hacen que la gente piense que sí. Tienen una cita, lo pasan bien y piensan: “Es muy majo, muy tierno… pero un centímetro más bajo de lo que me gustaría”. Y dices: “Guau”. Y creo que es porque ven todas esas cosas… Quizá la altura sea un factor decisivo para ti, y me parece bien, pero creo que ven todas esas fotos bonitas en las que todos parecen modelos y siempre están riendo y piensan: “Mi pareja y yo no nos hemos reído en una semana”. Pone las expectativas a un nivel que no es realista, y así ninguna relación será perfecta. Toda relación es difícil y toda relación requiere un riesgo. Y creo que esa es la realidad con la que hemos perdiendo el contacto. Por otra parte, también hemos de tener cuidado de no normalizar todo hasta el punto de que las personas se vean en relaciones tóxicas o abusivas. Es una línea muy fina.

19:17
Edgar Costa. En las redes sociales ves muchas cosas, lidias con problemas y puedes ayudar a la gente. Pero ¿qué pasa con aquellos que no tienen esos problemas que tienen algo perfecto o tienen algo muy bueno? Y eso también puede ser estresante.

19:33
Sara Kuburic. ¿Te refieres a mantenerlo?

19:35
Edgar Costa. Mantenerlo y proyectar una imagen de perfección, de aquello a lo que todos aspiramos. ¿Has conocido a gente que esté en ese espectro y que lo sufra?

19:46
Sara Kuburic. Sí, a ver… Creo que cuando eres un modelo a seguir, una pareja o lo que sea, hay mucha presión. Y la gente empieza a verte en plan: “Sois la pareja más feliz”, o: “Eres la terapeuta”, o lo que sea. Y lo que pasa es que no puedes expresar el resto de ti. Eso ocurre mucho, y en un contexto de terapia está bien, porque somos profesionales, pero la gente te dice: “Eres terapeuta, así que nunca discutirás con tu madre, nunca tendrás un mal día, nunca llorarás”. La gente me pregunta: “¿Alguna vez estás triste?”. Pues claro que estoy triste. Creo que, incluso para esas parejas que son felices de verdad, mucha gente les dirá cosas con muy buena intención, pero dirán: “Me dais esperanza de que las relaciones funcionan”. Eso es una barbaridad de presión. Es muy halagador, pero también debemos tener cuidado de no decir: “Sois la pareja ideal que todos admiran, no lo echéis a perder”. Más presión.

20:44
Edgar Costa. Presión otra vez.

20:46
Sara Kuburic. Más presión.

20:47
Edgar Costa. Y también las relaciones son complicadas y tal vez la falta de comunicación es lo que hace que una relación no funcione. Tal vez no nos han enseñado a expresar dudas sobre cosas que están pasando en esas relaciones.

21:06
Sara Kuburic. Sí. Lo sé. Por alguna razón, las dudas no son aceptables en una relación. Muchos se llevarían las manos a la cabeza o pensarían que es inapropiado decirle a tu pareja: “Tengo dudas de que esto funcione a largo plazo”. Es algo que da miedo decir y da miedo escuchar. Pero esa es la frase que puede salvar tu relación. Si tienes esas dudas, callártelas no hace que desaparezcan. Solo es falta de comunicación, que luego provoca malentendidos y al final puede convertirse en problemas a largo plazo. Creo que las dudas son normales en cualquier relación. O en cualquier aspecto de tu vida. Puedes tener dudas de tu trabajo, de si eres una buena madre o una buena amiga. Y creo que cosas como esa pueden ser muy poderosas si las comunicamos. Dudar es humano.

Tres claves importantes para tu hijo en redes sociales. Sara Kuburic
22:00
Edgar Costa. Mucha gente nos dicen a veces lo tóxico que es alguien con quien estamos tratando. Y es algo común, está de moda hablar de red flags y de toxicidad. Pero ¿con qué frecuencia hablamos de green flags?

22:15
Sara Kuburic. Yo hablo de green flags. Sí.

22:17
Edgar Costa. Es importante, porque eso nos lleva a una relación más saludable. Quizá podamos decir: “Es una green flag, esto podría venirte bien”.

22:25
Sara Kuburic. Sí, creo que, en lugar de asustar a la gente con lo que no deberían hacer, lo cual también puede ser útil, aconsejarles que, si notan algo, no lo ignoren, creo que es fácil para nuestra mente ignorar las cosas buenas. No lo valoras cuando te responden, pero si se les ocurre no responderte… Hacemos de menos las cualidades de una persona. Creo que las green flags son tan importantes como las red flags, no daría más importancia a una u otra, pero hay que ser consciente de ambas, y pueden parecer distintas dependiendo de cómo seas como persona. Si tienes una larga lista de red flags por las que dices: “Nunca volveré a salir con esa persona”, espero que también te sientes a pensar en las green flags, en plan: “Esto es lo que quiero. Esto es lo que cubre mis necesidades. Esto es lo que me ayudará a llevar una vida que valga la pena vivir”, en el sentido de que será gratificante y significativo para mí. Cuando pienso en green flags, pienso en algo tan simple como: “¿Coinciden las ideas de mi pareja con sus acciones?”. Y a veces es muy fácil ignorar un comportamiento bonito y centrarse en lo negativo, pero creo que es importante cambiar el chip y prestar la misma atención también a las cosas buenas, para no descartarlas, sino decir: “Qué cualidades tan maravillosas. Increíble. Es alguien de quien puedo aprender. Es alguien que me hace sentir segura y me permite ser yo misma”.

23:59
Edgar Costa. Lo siento, estoy tomando notas mentales porque todo esto es útil para todos.

24:03
Sara Kuburic. Qué bien.

24:04
Edgar Costa. Y la perfección no existe, ¿verdad?

24:06
Sara Kuburic. Dios mío. No.

24:07
Edgar Costa. Así que no tenemos que preocuparnos por encontrar ese cuento de hadas que…

24:14
Sara Kuburic. El hombre perfecto. No.

24:16
Edgar Costa. Y no solo en las relaciones, también en interacciones de todo tipo. Las redes sociales nos ayudan tal vez a encontrar cosas, éxito, poder expresarnos, encontrar a gente…

24:28
Sara Kuburic. Vínculos. Sí.

24:30
Edgar Costa. ¿Qué es lo más difícil que observas en esas interacciones que hace que la gente se pierda?

24:41
Sara Kuburic. Creo que la principal son las comparaciones. Y obviamente todos fingen ser perfectos. O lo que ahora es la nueva moda, parecer demasiado vulnerable o usar la vulnerabilidad para llamar la atención. Y eso es muy peligroso. Sí, la vulnerabilidad es muy importante. Pero no tienes que ser vulnerable siempre. No tienes que mostrarte vulnerable con desconocidos. Nadie tiene derecho a tu vulnerabilidad. Creo que es porque se puso de moda mostrarse vulnerable. Ahora todos lo están haciendo y tenemos que decir: “Vale, genial. Pero también necesitas saber cuándo y cómo”. En algunos contextos es apropiado y obtendrás apoyo amor, reconocimiento y aceptación, y otras veces podrías provocar a otra persona, o te mostrarás tan vulnerable que te harán pedazos. En TikTok ocurre todo el tiempo, he visto a gente llorar y compartir algo realmente personal, y luego encima les hacen bullying en los comentarios. Y eso es devastador, es realmente preocupante. La gente dice: “Bueno, es que no era sincero”. No sé si la vulnerabilidad es sincera o no, pero la cuestión es que la vulnerabilidad es increíble si se hace de forma adecuada en ciertos contextos. Y ese contexto debe ser la seguridad. Así que creo que las redes sociales también están animando a la gente a… Hemos pasado de las fotos perfectas de Instagram en las que todos están retocados, y ahora todos son sinceros y vulnerables. Y no sé si conoces esa tendencia de: “Me da igual, me he despertado así”. Piensas: “Seguro que no, pero da igual”. Queremos ser más auténticos, y me parece una tendencia genial. Pero también necesitamos límites dentro de eso. No todos necesitan ver los momentos más bajos de tu vida si eso no es seguro para ti.

26:39
Edgar Costa. Muchas gracias por estar aquí con nosotros hoy. Creo que hemos aprendido muchas cosas que están presentes y que todos nosotros vemos, pero está bien poder estructurarlas, y tú lidias mucho con esos problemas. Y está bien que tengamos esas conversaciones.

26:55
Sara Kuburic. Muchas gracias por invitarme. Agradezco mucho las charlas reflexivas como esta. Y creo que son cosas que vivimos todos, y es una lucha común.